ONU pidió a las tropas eritreas un retiro de Tigray «rápido y verificable»

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó una resolución en la que, además de mostrar su preocupación por los abusos que se cometen en la región, insta a una retirada de las tropas eritreas de la zona. El anuncio se presenta justo cuando las tropas rebeldes lanzaron una nueva ofensiva y, de acuerdo con un pronunciamiento, tomaron control de la ciudad de Alamata, la principal en el sur de Tigray.

La resolución fue presentada por los representantes de la Unión Europea, quienes elogiaron el alto el fuego unilateral declarado por Addis Abeba el mes pasado y también su participación en una investigación conjunta sobre la situación en Tigray.

En la iniciativa de tres textos, Naciones Unidas también expresó su preocupación por los informes conocidos sobre abusos ocurridos en la región durante los últimos meses, en los que se incluyen asesinatos de civiles y denuncias de violencia sexual.

«Lo que está sucediendo en la región de Tigray en Etiopía es espantoso (…) Es imperativo que el Consejo de Derechos Humanos aborde esta situación», dijo la embajadora Lotte Knudsen, jefa de la delegación de la UE ante Naciones Unidas en Ginebra, al momento de presentar la resolución.

Esta recibió un respaldo de 20 votos a favor, con 14 en contra y 13 abstenciones. Según el medio qatarí ‘Al Jazeera’, la iniciativa se topó con la resistencia de Eritrea, China y Venezuela, naciones que en conjunto presentaron hasta quince propuestas de enmienda, que fueron rechazadas en su totalidad.

Adicionalmente, la resolución establece «la retirada rápida y verificable de las tropas eritreas de la región de Tigray», un hecho que inicialmente Eritrea negó, pero que el primer ministro etíope Abiy Ahmed reconoció después, anunciando su retiro.

Previo a la votación, el representante de Eritrea, Adem Osman Idris, criticó la resolución e insistió en que las tropas de su país han abandonado la región por completo.

Etiopía también rechazó el texto bajo el argumento de que este interferiría con una investigación en curso sobre la situación en Tigray. «Esta resolución es una muestra de desdén por la investigación conjunta en curso con la intención de influir en su conclusión», denunció la embajadora etíope Mahlet Hailu Guadey.

La eslovena Anita Pipan, quien presentó la resolución en nombre de la UE, desestimó las acusaciones de interferencia con la investigación y agregó que «para un proceso creíble se necesita transparencia».

No obstante, la resolución acogió con satisfacción la decisión etíope de aceptar una investigación conjunta con la oficina de derechos humanos de la ONU. En esta se insta a las autoridades a garantizar las condiciones necesarias para una «investigación completa, sin obstáculos e independiente», que permita la rendición de cuentas por todas las presuntas violaciones.

Los rebeldes etíopes avanzan con su ofensiva
Dos semanas después de que el Gobierno federal declarara un alto al fuego unilateral en la región de Tigray, las fuerzas rebeldes tigrayanas lanzaron este 12 de julio una nueva ofensiva en esta región norte de Etiopía.

De acuerdo con la agencia AFP, que cita al portavoz del movimiento, las fuerzas tigrayanas tomaron control de la ciudad de Alamata, la principal localidad del sur de la región.

«Ayer (lunes 12 de julio) lanzamos una ofensiva en Raya (en la región sur) y pudimos derrotar absolutamente a las fuerzas de defensa federales y las divisiones de las fuerzas especiales de Amhara (…) Hemos podido asegurar la mayor parte del sur de Tigray, incluyendo Korem y Alamata (…) Prometimos liberar cada centímetro cuadrado de Tigray», dijo Getachew Reda, quien también informó, según la agencia de noticias francesa, que se estaban produciendo enfrentamientos en la zona oeste de Tigray.

Adicionalmente, el portavoz de las fuerzas rebeldes del Frente de Defensa de Tigray (FDT) advirtió que los combatientes se mantienen en la persecución de los efectivos progubernamentales. «No queremos darle oportunidad de reagruparse», expresó Getachew.

La ofensiva rebelde fue lanzada dos días después de que los resultados de las elecciones mostraran que el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, ganó con una victoria aplastante en las generales que se desarrollaron el 21 de junio a pesar del conflicto.

Por el momento, los comentarios de Getachew no han podido ser confirmados de manera independiente debido a las dificultades que se presentan en las comunicaciones en el área. AFP destaca que un portavoz militar etíope no respondió por su parte a una solicitud de comentarios.

En junio pasado, las Fuerzas de Defensa de Tigray barrieron gran parte de la zona y se apoderaron de la capital regional Mekele, después de ocho meses de conflicto con las tropas federales.

El Gobierno Etíope lanzó una férrea ofensiva contra el partido gobernante de Tigray, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), bajo el argumento de que este había orquestado ataques contra bases militares etíopes en la región, considerada como una importante zona económica e industrial del país.

La situación, tras ocho meses de guerra, ha provocado que al menos dos millones de personas hayan tenido que abandonar la región, causando una crisis humanitaria debido a la hambruna.

Por otro lado, Estados Unidos y la Unión Europea han expresado gran preocupación debido a la presunta discriminación étnica en medio del conflicto, especialmente en la zona oeste de Tigray.

Con Reuters, AFP y AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + ocho =