EEUU-Rusia: no se vislumbran cambios importantes en el horizonte, según la prensa

Tanto en Suiza como en el extranjero, los comentaristas coinciden en que, si bien es importante que el presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente estadounidense, Joe Biden, se hayan reunido cara a cara, el resultado de la cumbre en Ginebra no deja entrever un cambio significativo en las relaciones bilaterales.

«Comparado con las escasas expectativas, la reunión no ha sido una decepción», afirma en un editorial del Neue Zürcher Zeitung (NZZ).

Por lo menos, «los líderes de las dos mayores potencias nucleares del mundo han vuelto a hablar» y han establecido las líneas rojas que no debe cruzar ninguna de las partes, señala el Corriere del Ticino.

Según el NZZ, sin embargo, aunque «fue un acierto que los dos hombres se reunieran en Ginebra […] Estados Unidos no debe engañarse pensando que ha controlado al revoltoso Putin».

Tal y como se preveía, los dos mandatarios no anunciaron ningún avance o acuerdo importante tras casi cuatro horas de conversaciones. Aun así, muchos observadores han acogido con satisfacción la noticia de que los embajadores de Rusia en Washington y de Estados Unidos en Moscú regresarán a su destino y que se establecerán consultas sobre ciberseguridad.

«Las relaciones estables y predecibles con Estados Unidos y Occidente no son necesariamente de interés para Rusia, que en términos políticos, económicos y también militares es más débil que EE.UU.», señala el Tages-Anzeiger. Las relaciones entre ambos países «siguen marcadas por las fricciones», añade. «La cumbre de Ginebra no ha cambiado gran cosa en ese sentido”.

El New York Times califica la rueda de prensa que dio el presidente ruso después de la cumbre como un «Putin vintage», en la que Putin reincidió en viejos agravios contra Estados Unidos.

Sin embargo, en su comparecencia ante la prensa, Biden no pareció inmutarse por la reacción de Putin, a la que se refirió como «una característica persistente de su presidencia: un obstinado optimismo que, según los críticos, roza una ingenuidad preocupante y que los aliados insisten en ver como un ingrediente esencial para progresar», dice el diario neoyorquino.

Este optimismo «también planteará preguntas sobre si [Biden está] dispuesto a afrontar los retos que se avecinan», como el ruido de sables en la frontera ucraniana y los ciberataques contra infraestructuras estadounidenses.

La agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti señala una debilidad significativa en el enfoque de Biden: los derechos humanos en Rusia.

«Hablar del encarcelamiento y del trato dispensado a la figura de la oposición Alexéi Navalny ha sido una táctica absolutamente sin sentido… es inútil, incluso contraproducente, [utilizar] este tema como instrumento para presionar a Rusia, si se quiere lograr algún tipo de entendimiento mutuo», dice la agencia.

Sin embargo, aunque en la cumbre no se han logrado avances importantes, el mero hecho de que los dos líderes se hayan reunido en plena discordia entre Washington y Moscú es «notable», sostiene el diario ruso Nezavisimaya Gaseta.

Un éxito para la Ginebra internacional
Si hubo un claro ganador, ese es Putin, según la Tribune de Genève: «Vladimir Putin buscaba respetabilidad: la encontró en el formato a la antigua de esta reunión bilateral en Ginebra, sede de las grandes cumbres de la Guerra Fría, donde Rusia es tratada de igual a igual con Estados Unidos».

Otra ganadora, al menos desde la perspectiva de Suiza, ha sido Ginebra, ciudad internacional por antonomasia. Guy Parmelin, que ocupa este año la presidencia rotativa de Suiza, ha cosechado elogios de la radio pública suiza RTS por su papel de perfecto anfitrión de los dos presidentes en la Villa La Grange.

«En el plano internacional, el Consejo Federal [Gobierno suizo] puede anotarse una victoria», escribe el Aargauer Zeitung. «Suiza puede recuperar su reputación de pionera diplomática y poner sus ‘buenos oficios’ en el foco de atención de la prensa internacional».

Según el ministro de Asuntos Exteriores Ignazio Cassis, «para la propia Suiza, la cumbre ha merecido mucho la pena».

Swiss Info

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =