El G7 se abre en Inglaterra con el clima y las vacunas como prioridades

Tras casi dos años sin reunirse, los jefes de Estado y gobierno de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido volvieron a sentarse en torno a una mesa redonda después del recibimiento que el anfitrión, el primer ministro británico Boris Johnson, dio a cada uno en una playa de Carbis Bay, en el suroeste de Inglaterra.

Este encuentro ofrece una enorme oportunidad para impulsar la recuperación mundial tras el coronavirus, afirmó Johnson al inaugurar la cita, antes del inicio de los debates a puerta cerrada.

En palabras del presidente Joe Biden, esta cumbre marca además el regreso de Estados Unidos al multilateralismo, tras los años aislacionistas de Donald Trump.

Demostrará que estamos unidos en nuestra determinación de defender que la democracia y los valores democráticos compartidos ofrecen el mejor camino para abordar los mayores desafíos del mundo, afirmó un responsable estadounidense.

Además de la cumbre, hasta el domingo se sucederán las reuniones bilaterales, una recepción con la reina Isabel II y una barbacoa sobre la arena.

Pero en un momento en que el Reino Unido, con casi 128.000 muertes por coronavirus, se enfrenta a un aumento de contagios debido a la variante Delta, el evento está sometido a restricciones que incluyen mascarillas y test regulares.

Se unirán a las siete grandes economías altos responsables europeos y cuatro países invitados: India, Corea del Sur, Australia y Sudáfrica.

Mil millones de vacunas

En el centro de las conversaciones estará un reparto más equitativo de las vacunas contra el Covid-19.

Ante los crecientes llamados a la solidaridad, los líderes acordarán proporcionar al menos mil millones de dosis compartiéndolas o financiándolas y aumentar la capacidad de producción, con el objetivo de acabar con la pandemia en 2022, según Downing Street.

Estados Unidos ya se ha comprometido a donar 500 millones de dosis de Pfizer/BioNTech y el Reino Unido 100 millones de vacunas excedentes, principalmente mediante el programa Covax.

Pero es insuficiente para oenegés como Oxfam, quien recuerda que se necesitan al menos 11.000 millones de dosis para erradicar una pandemia que ya ha matado a 3,7 millones de personas.

En su opinión, el G7 debería aprobar la suspensión de las patentes para permitir la producción masiva, una propuesta apoyada por Francia y Estados Unidos pero a la que Alemania se opone firmemente.

Una cuarta parte de los 2.300 millones de dosis administradas en todo el mundo hasta la fecha lo fueron en los países del G7, que sólo albergan 10% de la población mundial. Los países de renta baja, según la definición del Banco Mundial, cuentan actualmente con sólo el 0,3% de las dosis inyectadas.

AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =