Andrea Meza estuvo a punto de renunciar al certamen

Hoy su nombre y belleza resuenan en todo el planeta luego de ganar el Miss Universo 2021; sin embargo, la preparación de la mexicana Andrea Meza no solo fue ardua a nivel profesional, sino que afrontó un fuerte momento familiar que hizo tambalear su permanencia en el certamen, ¿qué pasó con la joven de 26 años originaria de Chihuahua? Su madre Alma Carmona Jaquez contó lo que vivieron juntas en los últimos meses antes que se convirtiera en la soberana del concurso.

En una entrevista con el programa Al rojo vivo (Telemundo) sobre el triunfo de su hija, reveló algunos detalles de la crisis de salud que la hizo pensar en renunciar al enterarse lo que estaba pasando pues “entró en un colapso nervioso”.

“Me encontraron un tumor, todo fue muy inmediato. Entré a cirugía”, recordó Alma Carmona Jaquez, quien no pudo acompañar a Andrea Meza en la recta final del Miss Universo y tuvo que quedarse en Chihuahua.

Esto hizo que la modelo e ingeniera en software pensara dejarlo todo para estar a su lado durante su recuperación: “A mí no me dijo nada para no ponerme más estresada, pero a sus amigos sí les dijo que pensaba venir”, contó sobre su hija.

Amor de madre
Alma Carmona Jaquez tuvo una cirugía exitosa y se aferró a su fe para superar la enfermedad, además reveló que recibió una señal que le confirmó el sueño de su hija de llevarse la corona de Miss Universo.

“Me levanto y veo la imagen blanca de un ángel. Yo me sorprendí (…) No todo es muy fácil. Hubo momentos en los que ella batalló y a lo mejor dudó un poquito”, recordó.

Tras ganar el Miss Universo en el Seminole Hard Rock Hotel & Casino en Florida, Andrea Meza aún no ha podido regresar a su natal México por los compromisos propios de una soberana y la nueva agenda que le marca el Miss Universe Organization tras llevarse la corona conocida como ‘Miss Universe Power Of Unity’ o ‘Poder de la Unidad’.

“Fue un gran orgullo, es una felicidad tremenda. No me lo puedo creer”, agregó su madre sobre la coronación y dijo sentirse orgullosa de tener a una Miss Universo como parte de la familia. “Quisiera abrazarla”, sentenció.

Además, en su cuenta de Instagram compartió una foto de su hija luciendo la corona y un “no cabe duda que los tiempos de Dios son perfectos, que gran felicidad hija”.

El Comercio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − ocho =