Biden podría ajustar régimen de sanciones de Estados Unidos a la región: analistas

Los esfuerzos del presidente Joe Biden para rescatar y, en última instancia, remodelar la economía de Estados Unidos, pueden estar recibiendo la mayor parte de la atención, pero su administración también ha estado ocupada en el frente internacional, en gran parte expandiendo y ajustando la vasta red de sanciones estadounidenses a los países e individuos en países de la región y en todo el mundo.

Venezuela, Nicaragua y Cuba están entre los países de la región sancionados por Washington.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro, administra tres docenas de programas de sanciones diferentes, algunos de los cuales se dirigen a países específicos mientras que otros persiguen a criminales, redes terroristas o abusadores de los derechos humanos.

Las llamadas sanciones «integrales», como los embargos comerciales y de viajes de Estados Unidos a Cuba, Corea del Norte, Irán, Siria y la región de Crimea de Ucrania anexada por Rusia en 2014, son las más severas, con la capacidad de causar un gran daño a la economía de una nación, a menudo a expensas de los ciudadanos, aunque la política está nominalmente destinada a ayudar.

Otros países, incluidos Rusia, China y Venezuela, también están sujetos a sanciones importantes que no alcanzan un embargo comercial absoluto.

La lista de la OFAC de sujetos de sanciones selectivas, que se conocen como «nacionales especialmente designados», tiene 1.500 páginas y contiene los nombres (e innumerables alias) de miles de personas y empresas con las que los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido hacer negocios.

Ser incluido en esa lista puede ser financieramente devastador para aquellos que no cuentan con el apoyo de un gobierno soberano, ya que congela todos los activos mantenidos en jurisdicciones de Estados Unidos y prohíbe a las instituciones financieras que operan en jurisdicciones estadounidenses realizar transacciones en dólares con ellas. Debido a la importancia del mercado estadounidense para el negocio global de servicios financieros, la prohibición de las transacciones en dólares puede aislar a una persona o empresa de la economía global.

Las sanciones de Biden
En sus primeras semanas en el cargo, Biden impuso nuevas sanciones a personas en Rusia por interferencia en las elecciones estadounidenses; sobre los generales en Myanmar por derrocar a un gobierno elegido democráticamente; sobre los ciudadanos de Arabia Saudita implicados en el asesinato del periodista del Washington Post Jamal Khashoggi; sobre los funcionarios chinos por socavar el movimiento democrático de Hong Kong y las violaciones de los derechos humanos contra la minoría uigur del país; y contra un empresario israelí acusado de corrupción.

La nueva administración también ha comenzado a ajustar los regímenes de sanciones existentes, levantando los aplicados a los funcionarios afiliados a la Corte Penal Internacional y considerando un retroceso de las sanciones adicionales impuestas a Irán después de que el entonces presidente Donald Trump retirara a Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto para negociar temas nucleares.

Fiel a la forma
A pesar de que Biden repite que Estados Unidos está «de vuelta» en el escenario internacional, cuando se trata del intento por influir en otros países a través de sanciones, Estados Unidos nunca se fue.

Durante décadas, y cada vez más desde los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos ha empleado sanciones como un medio para obligar a otros países a realizar cambios de política o, al menos, para expresar su disgusto por las acciones que el gobierno considera inaceptables.

«Las sanciones se han convertido, en gran medida, en la herramienta predeterminada para abordar las preocupaciones sobre el comportamiento de los gobiernos extranjeros», dijo Jordan Tama, profesor de la Escuela de Servicio Internacional de la American University en Washington, que estudia la política de sanciones.

“En la mayoría de las situaciones en las que Estados Unidos está preocupado por el comportamiento de gobiernos extranjeros, las sanciones serán parte de la conversación política sobre lo que Estados Unidos debería hacer”, dijo Tama. “Y, a menudo, las sanciones parecen más atractivas para los legisladores que algunas de las otras alternativas, como la acción militar, que tiene costos obvios o, como suele formularse, ‘no hacer nada’ mediante la diplomacia. Eso es lo que le da a las sanciones su atractivo».

Pero, ¿funcionan las sanciones?
Para una herramienta que se ha utilizado durante tanto tiempo y tan ampliamente como las sanciones de Estados Unidos, todavía existe un debate considerable sobre su eficacia. Los defensores pueden señalar algunas grandes victorias, como la caída del gobierno del apartheid en Sudáfrica y la adhesión de Irán a las conversaciones nucleares durante la administración Obama, que siguieron años de castigo de sanciones económicas.

Pero los oponentes pueden señalar un número mucho mayor de casos en los que las sanciones no lograron sus fines. Cuba, por ejemplo, sigue siendo una espina comunista en el costado de los presidentes de Estados Unidos a pesar de 60 años de privaciones económicas asociadas con el embargo. El programa de armas nucleares de Corea del Norte ha crecido, no ha desaparecido, frente a un régimen de sanciones integral.

En resumen, según un análisis de Jeffrey J. Schott, investigador principal del Peterson Institute for International Economics, un grupo de investigación de Washington y miembro del Comité Asesor de Política Económica Internacional del Departamento de Estado, las sanciones han logrado el resultado deseado sobre un tercio de las veces, y generalmente cuando sus objetivos han sido modestos.

Regreso al multilateralismo
Bajo la administración Trump, las sanciones se aplicaron con frecuencia, pero a menudo de forma ad hoc, con poca coordinación con otros países. Eso, dijo Tama de American University, es típicamente el método menos efectivo para cambiar el comportamiento de un país.

«Las sanciones son más efectivas cuando se coordinan con aliados y socios», dijo, y la predilección de Biden hacia el multilateralismo puede hacer que su imposición de sanciones sea más efectiva que las de sus predecesores.

Además, Tama dijo que esperaba que la administración de Biden se cuidara más de emparejar las sanciones de Estados Unidos con otros aspectos de la política exterior de Estados Unidos, incluido el compromiso diplomático activo, la ayuda exterior y la disuasión militar.

Un gran desafío
A lo largo de los años, se ha reconocido cada vez más que algunos programas de sanciones estadounidenses han tenido un alto costo económico en las poblaciones civiles inocentes de los países seleccionados, a menudo sin producir el resultado deseado. Además, pueden tener el efecto de alejar a los países de usar el dólar y hacer negocios a través de instituciones estadounidenses.

“Uno de los desafíos para el uso de sanciones es cómo podemos preservar la efectividad de esta herramienta y aún usar sanciones cuando sea necesario, reconociendo que a veces las sanciones pueden tener algunos efectos que realmente no queremos”, dijo Tama.

No está nada claro cómo la administración Biden abordará este problema, pero parece que se ha dado un paso para hacerlo. La administración relanzará la Oficina de Coordinación de Sanciones del Departamento de Estado, una operación cerrada por la administración Trump en 2017, para alinear mejor las políticas de sanciones y la implementación en varias agencias federales.

Por Rob Garver | Alianza VOA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =