El papa pide «unidad y reconciliación» en Brasil para superar la pandemia

El papa Francisco pidió hoy «unidad y reconciliación» en Brasil para superar la pandemia de coronavirus y «otro virus que desde hace tiempo infecta a la Humanidad: el virus de la indiferencia», en un mensaje por la 58ª Conferencia Nacional de Obispos del otro virus, país.

«Pido al Señor resucitado que esta Asamblea General dé frutos de unidad y reconciliación para todo el pueblo brasileño y en la Conferencia Episcopal. Unidad que no es uniformidad, pero que es armonía», dijo el pontífice en un vídeo mensaje.

En la grabación se dirigió «en portuñol» a los obispos y todos los brasileños «en un momento en el que este amado país enfrenta una de las pruebas más difíciles de su historia», la pandemia, que ya ha dejado más de 360.000 víctimas mortales.

«Me gustaría, en primer lugar, expresar mi cercanía a los cientos de miles de familias que lloran la pérdida de un ser querido. Jóvenes y ancianos, padres y madres, médicos y voluntarios, ministros sagrados, ricos y pobres: la pandemia no ha excluido a nadie en su estela de sufrimiento», lamentó el pontífice.

Francisco animó a no rendirse y a seguir el ejemplo de Jesús de Nazaret que, con su resurrección, «nos muestra que podemos superar este trágico momento».

En este sentido animó al pueblo y al clero a ser caritativos, «a llorar con los que lloran y a dar una mano, sobre todo a los más necesitados, para que vuelvan a sonreír».

«Es posible superar la pandemia, es posible superar sus consecuencias. Pero sólo lo lograremos si estamos unidos. La Conferencia Episcopal debe ser una en este momento, porque el pueblo que sufre es uno», refirió.

El papa, recordando su «inolvidable» viaje apostólico a Brasil en 2013, el primero de su pontificado, aseguró que la historia de la imagen de Nuestra Señora de Aparecida, hallada rota, da «un mensaje de recomposición de lo que está separado».

«Los muros, barrancos y distancias, que también hoy existen, están destinados a desaparecer. La Iglesia no puede desatender esta lección: la Iglesia debe ser instrumento de reconciliación», afirmó, parafraseando su discurso ante el Episcopado en aquel viaje.

Francisco dijo que ejercer como «instrumento de unidad» es la misión de la Iglesia brasileña, «hoy más que nunca», y afirmó que «es necesario dejar de lado las divisiones, los desacuerdos».

De este modo, dijo, se inspirará a la sociedad y gobernantes de Brasil a «trabajar juntos para superar no sólo el coronavirus, sino también otro virus, que desde hace tiempo infecta a la humanidad: el virus de la indiferencia, que nace del egoísmo y genera injusticia social», dijo. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − tres =