Irán acusa a Israel de atacar instalación nuclear

Irán acusó este lunes a Israel de “sabotaje” en su planta de enriquecimiento de uranio de Natanz y advirtió que continuará desarrollando su programa nuclear.

“Los sionistas (israelíes) quieren vengarse de nuestros éxitos en el camino de la eliminación de las crueles sanciones, pero nosotros no lo permitiremos y nos vengaremos”, subrayó ante el Parlamento el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavad Zarif.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reiteró que Israel impedirá que Irán se dote de un arma atómica, pero evitó mencionar el incidente ocurrido en Natanz.

El hecho, acaecido el domingo, provocó un apagón, pero no dejó heridos, más allá del portavoz de la agencia atómica iraní, Behruz Kamalvandí, quien fue hospitalizado con fracturas en una pierna y la cabeza. Tampoco causó contaminación nuclear.

Según Irán, este “sabotaje” busca detener el progreso del programa nuclear persa y, además, descarrilar las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear firmado en 2015 entre Irán y seis grandes potencias.

“Natanz será construida más fuerte que nunca con máquinas más avanzadas, y si creen que nuestra mano en las negociaciones se ha debilitado, este acto vil fortalecerá nuestra posición”, advirtió Zarif.

El gobierno estadounidense, por su parte, dijo no estar involucrado “de ninguna manera” con el incidente y manifestó su confianza en que este no afecte las negociaciones para salvar el acuerdo nuclear con Irán.

Más de 24 horas después del accidente, las circunstancias, su modus operandi y el alcance de los daños seguían siendo difusos.

El jefe de la agencia atómica iraní, Alí Akbar Salehí, urgió el domingo al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) a «actuar ante este terrorismo nuclear» y advirtió de que su país «se reserva el derecho de tomar acciones contra sus autores».

«Para frustrar los objetivos de los autores de ese acto terrorista, la República Islámica del Irán continuará desarrollando con determinación la tecnología nuclear», subrayó el responsable, citado por la agencia estatal IRNA.

El suceso se registró en una zona de la red de distribución eléctrica de Natanz, una planta de unos 100.000 metros cuadrados situada en el centro del país y construida ocho metros bajo tierra para evitar ataques.

El portavoz de la agencia atómica del país, Behruz Kamalvandí, informó que el incidente «no provocó heridos ni contaminación» y que sus causas están «bajo investigación».

Kamalvandí explicó que se produjo un corte de electricidad, sin especificar si afectó a toda la instalación o solo a una parte.

Las dudas sobre lo ocurrido surgieron desde que a primera hora del domingo se conoció el incidente, ya que el 2 de julio de 2020 hubo un incendio en una sala de montaje de centrifugadoras avanzadas que provocó una gran destrucción de equipos y que fue calificado de «sabotaje».

El complejo nuclear Shahid Ahmadi Roshan de Natanz es uno de los sitios que está siendo monitoreado por el OIEA en virtud del acuerdo nuclear firmado en 2015 entre
Irán y seis grandes potencias y del que Washington se retiró en 2018 para volver a imponer sanciones a Teherán.

Salehí no había responsabilizado a ningún país en concreto de lo ocurrido, pero eran inevitables las especulaciones sobre una posible acción israelí. También en 2010 fue usado para atacar Natanz el virus Stuxnet, que se cree fue desarrollado por EE.UU. e Israel.

Varios medios israelíes hablaron el domingo de que el apagón fue provocado por un ciberataque, mientras que un diputado iraní, miembro de la comisión de Energía del Parlamento, Malek Shariati Niasar, calificó lo ocurrido de «muy sospechoso».

«Este incidente en el Día Nacional de la Tecnología Nuclear y durante los esfuerzos de
Irán para obligar a Occidente a levantar las sanciones es muy sospechoso de ser sabotaje e infiltración», subrayó el parlamentario en Twitter.

El hecho se produce pocos días después de que se reunieron en Viena representantes de Irán y del resto de países signatarios del pacto nuclear.

En estas conversaciones, que continuarán la próxima semana, para eliminar las sanciones estadounidenses y lograr que Irán vuelva a cumplir con todos sus compromisos, participa por primera vez desde su retirada en 2018 EE. UU., aunque de forma indirecta.

«Dañar las negociaciones»

Israel se opone fervientemente al pacto nuclear. Durante la visita del domingo del jefe del Pentágono, el general Lloyd Austin, el ministro de Defensa israelí, Beny Gantz, señaló que seguirán «trabajando con EE.UU. para garantizar que cualquier nuevo acuerdo con Irán evite una escalada nuclear en la región y proteja al Estado de Israel».

El acuerdo nuclear solo permite a Irán usar centrifugadoras de primera generación IR-1 y enriquecer uranio a una pureza máxima del 3,67 por ciento, pero ambos límites han sido incumplidos por Teherán en represalia por las sanciones de Washington.

De hecho el sábado, con motivo del Día Nacional de la Tecnología Nuclear, se llevó a cabo en Natanz la inyección de gas en una cascada de 164 centrifugadoras IR-6 y en una de 30 centrifugadoras IR-5, mientras se realizó un test mecánico en centrifugadoras IR-9.

«La acción tomada contra el centro de enriquecimiento de Natanz muestra el fracaso de la oposición al progreso industrial y político del país», denunció el jefe de la agencia atómica iraní.

Según Salehí, no tendrán éxito esos esfuerzos que buscan impedir «el desarrollo significativo de la industria nuclear y las negociaciones exitosas para levantar las sanciones opresivas».

El Tiempo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =