Shoji Morimoto, el japonés que se gana la vida por no hacer nada

Este japonés de 37 años ya se ha convertido en uno de los emprendedores más conocidos de su país. El motivo es que ha sabido hacer negocios con algo realmente sorprendente y al mismo tiempo absurdo. Los clientes de este hombre le pagan por no hacer nada. Bueno, o mejor dicho, por no hacer nada que no sea comer, beber, figurar y dar respuestas simples en una conversación. Y aunque no se lo crean Morimoto lleva, desde hace tres años, realizando una media de 3 o 4 servicios diarios.

Entre ellos, acudir a una estación de tren para despedir a una persona que se cambiaba de ciudad, colocarse en la línea de meta de una maratón para aplaudir a un corredor y así motivarle o acompañar al supermercado a alguien que no quería ir solo.

Y esto no sale barato. Morimoto cobra 100 dólares más dietas por cada servicio. Un negocio redondo para este japonés al que siempre recriminaban en las comidas familiares “que no hacía nada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =