Joe Biden, nuevo presidente de los EEUU, resaltó que “hay que reparar mucho, hay que sanar mucho”

En el acto estuvieron presentes los expresidentes demócratas Barack Obama y Bill Clinton y el exmandatario republicano George W. Bush.

Durante su discurso, Biden aseguró que: “Por años, EEUU ha estado a la altura de los desafíos, y hoy no se celebra el triunfo de un candidato, sino el de la democracia, el grito del pueblo ha sido escuchado, la democracia ha prevalecido”.

Además, rememoró que: “Hace días la violencia sacudió al Capitolio y hoy estamos juntos como una nación única bajo Dios, hoy estamos aquí, una turba violenta pensó que podía detener la democracia. No paso, nunca va a pasar, no pasará ni hoy ni mañana.“.

La ceremonia, que ya había sido reducida por la pandemia, quedó además marcada por la toma del Capitolio el pasado 6 de enero, lo que obligó a un despliegue de seguridad sin precedentes.

“Hay que reparar mucho, hay que sanar mucho, hay que construir mucho y es mucho lo que podemos lograr”, acotó.

“En este momento empecemos de nuevo, volvamos a escucharnos. Veamos unos a los otros. Mostremos respeto uno a los otro. La política no tiene que ser siempre incendiaria. Compatriotas tenemos que ser distintos, tenemos que ser mejor que esto“, sumó el ex vicepresidente norteamericano bajo el mandato de Obama.

Biden aseveró que pocas personas en la historia “de nuestra nación” han visto un momento más problemático y más difícil que ahora con el coronavirus. “Un virus que en el siglo ha cobrado muchas vidas, sentenares de empresas cerradas y el clamor por justicia racial“, expresó.

“Tenemos que seguir luchando por la justicia, se requiere muchas cosas lúcidas, fe y unidad para la nación“, añadió.

A sus detractores, Biden instó que lo escucharan: “Si ustedes están en desacuerdo, eso es la democracia, el derecho a tener este desacuerdo, pero escúchenme claramente, la discrepancia no debe llevar a la desunión. Voy a ser un presidente para todos los estadounidenses“.

“Les doy mi palabra de que siempre les diré la verdad, defenderé la Constitución, la democracia, defenderé a Estados Unidos y daré todo a ustedes. Y juntos vamos a escribir una historia estadounidense de unión, una historia de decencia y de grandeza. Que esta sea la historia que nos guíe“, añadió.

Por otro lado, rompiendo con la tradición, Donald Trump no hizo acto de presencia durante la ceremonia y puso rumbo a su mansión privada en Palm Beach (Florida).

Sin embargo, dejó en el Despacho Oval de la Casa Blanca una carta para su sucesor, tal y como manda la tradición, de acuerdo con la cadena Fox, que no detalló el contenido de la misma.

Edgwar Mendez, pasante de comunicación social URBE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =