Gracias a Google Earth, un hombre japones encuentra fotografía de su padre fallecido

Una conmovedora historia se está moviendo en las redes sociales. Se trata de un japonés, que en medio de la cuarentena por el coronavirus, tomó la decisión de indagar algo sobre su padre que falleció aproximadamente hace siete años y comenzó por Google Earth, tratando de buscar la casa donde vivía su padre junto con su madre.

“Vi a mi padre, que falleció hace siete años”, escribió el hombre al publicar en su cuenta las fotos que allí consiguió.

Al hacer zoom en una imagen, dijo, también vio a su madre llegando a casa. Ver esa escena lo hizo reflexionar acerca de cómo un satélite logró captar un momento particular de la relación entre sus progenitores.

“Mi padre debía haber estado esperando a que mi madre regresara a casa. Mi padre era un hombre tranquilo y amable. Espero que Google Earth no actualice la foto de ese lugar”, escribió el internauta japonés.

Otro usuario confesó que también encontró la casa de sus padres, ya fallecidos, así que guardó la imagen porque la casa fue demolida. @TeacherUfo expresó su deseo de que Google Earth no actualice la foto y se dijo sorprendido por los más de 111.000 retuits y casi 700.000 likes que obtuvo su publicación.

Otras historias sorprendentes de las funciones de Google

Muchas personas suelen usar aplicaciones para que les ayuden con la ruta más rápida para llegar a sus destinos. Sin embargo, pocos finalizan como terminó Sergey Ustinov, un joven de 18 años de edad que, en Rusia, hizo uso de la aplicación Google Maps y resultó muerto. Según se informó, el joven transitaba por la vía conocida como la Carretera de los Huesos, ubicada en la Autopista de Kolymá, que atraviesa el Extremo Oriente ruso.

De acuerdo con informes oficiales, se trata de una de las zonas más frías del mundo. De hecho, dos poblaciones que existen sobre dicha carretera, Oimiakón y Tomtor, son considerados los lugares habitados más fríos del planeta, con temperaturas de hasta los -71.2 °C. El joven transitaba por allí y el radiador de su vehículo se dañó al ser golpeado por un palo de un árbol. Preocupado, Sergey Ustinov quiso saber cuál era la ruta más rápida para llegar a su destino con su auto dañado y decidió pedir ayuda con la aplicación Google Maps, que le indicó una carretera alterna.

Aunque la carretera sí estaba vacía, que en últimas es el indicador de Google Maps para señalar esa vía y recomendarla, los jóvenes ingresaron a una carretera que no se usa desde los años 70 y que tenía mucho hielo. Los jóvenes Sergey Ustinov y Vladislav Istomin quedaron atrapados en medio de un frío insoportable.

Buscando soluciones, ya no para prender el vehículo, sino para mantenerse con vida, sacaron la llanta de repuesto del vehículo e intentaron prenderla. De todas formas, apunta el comité de investigación, el frío fue superior a las llamas que pudieron prender y Sergey Ustinov quedó congelado y murió. Ninguno de los dos alcanzó a prender más fuego.

Edgwar Mendez, pasante de comunicación social URBE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 1 =