Opinión | La importancia de saber caer. Por @joseleonardocaldera

En gran parte de las artes marciales en particular el Aikido, lo primero que te enseñan son los Ukemis, también conocidas como las técnicas de caídas y proyecciones que debes aprender para poder iniciar en esta disciplina. Básicamente se trata de aprender a vencer tu miedo natural a la caída y buscar siempre fluir con la idea de caer, sin que esto produzca ansiedad.

La incertidumbre ante una caída es sin lugar a dudas una de las principales fuentes de malestar, temor e incomodidad, llegando incluso al punto de paralizar nuestro accionar. Por desgracia las fuentes generadoras de incertidumbre en Venezuela parecen inagotables, afectando así la clase política en su lucha por lograr la tan anhelada libertad.

Familias divididas, persecución y judicialización de partidos políticos, crisis económica, falta de combustible, fallas en el sistema eléctrico, entre otros, suelen ser el origen de toda clase de estímulos negativos del ciudadano. Al mismo tiempo que afectan el accionar diario de quienes quieren conseguir una transición hacia la democracia

Por lo tanto, millones de ciudadanos interpretan la actual situación del país como una infinita caída, los políticos como parte de la sociedad no escapamos a esta realidad, ha sido un año particularmente difícil, donde la esperanza de un cambio se vislumbra lejana, pero debemos reconocer que parte fundamental en toda carrera (particularmente la política) consiste en saber caer, amortiguar el dolor y prepararse para continuar.

En las artes marciales los ejercicios de Ukemi sirven para agudizar el sentido de propiocepción de nuestro organismo, en otras palabras, buscan hacer consciencia de nuestro cuerpo al momento de producirse una caída para absorber el impacto y reponerse con la misma fuerza. En la práctica gradualmente se busca ir venciendo algunas respuestas intuitivas que tenemos los seres humanos, hasta que comienzas a desarrollar una visión distinta respecto a las caídas, ganando confianza y valor.

Lo mismo ocurre en el mundo político, cuando queremos generar un cambio social, debemos tener bien claro que debemos luchar contra muchas de esas respuestas intuitivas que existen en el imaginario colectivo, como la indefensión aprendida, la viveza criolla, el miedo a luchar, exigir, reclamar, en fin, debemos abandonar cada vez que sea necesario nuestras zonas de confort y seguridad personal.

Actualmente Venezuela atraviesa una situación sumamente compleja donde se ponen a prueba las capacidades físicas y sobre todo mentales de cada uno de sus habitantes. Nosotros como clase política tenemos la tarea de hablar con responsabilidad y hacer el esfuerzo pedagógico para reconocer que hemos cometido errores pero que también tenemos la virtud y la humildad de entender que solos no podemos lograr un cambio.

Hoy en día, al igual que en el mundo de las artes marciales es vital aprender a caer, reconocer que en 5 años con una mayoría en la Asamblea Nacional no fue suficiente para detener el deterioro del país, a través de la construcción de un cambio político. Pero al mismo tiempo entender que este tiempo fue necesario para impulsar la construcción de las capacidades requeridas para avanzar con fuerza hacia nuestro norte que no es otro que el de construir una Venezuela de prosperidad para todos.

Para ello, es necesario prepararse e incluso anticipar el impacto de las caídas a partir de un trabajo interno de fortalecimiento de la autoconfianza, la autodisciplina y el autoconocimiento como base principal.

Aún queda mucho camino que recorrer para alcanzar nuestra tan merecida libertad.

José Leonardo Caldera
Politólogo | Psicólogo
@joseleonardocaldera

SIVenezuela no se hace responsable por las opiniones emitidas en este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =